Archivo por meses: octubre 2015

Una de vampiro…

tree-407256_640

Son las 11 de la noche y camino por las calles de esta enorme ciudad. Es una acera amplia que da hacia las escaleras de la torre B. Camino tranquilo, observando alrededor, pero sin concentrarme en nada. La calle esta despejada, uno que otro vehículo a intervalos acompasados, pocos transeúntes. Me siento en uno de los primeros escalones y enciendo mi primer cigarrillo de esta noche. Absorto en mis pensamientos he dejado de percibir el mundo. El vigilante en su ronda nocturna se me acerca cauteloso desde los escalones superiores. Me observa, pero debo contrastar con su imagen mental de un vagabundo o un borracho, simplemente me observa. Aunque me molesta la insistencia en su mirar, opto por no hacerle caso. Tengo sed, hace tiempo que llevo esta sed que me sobrepasa y no me deja pensar. Me siento ahogado y mis instintos me dicen lo que debo hacer, sin embargo, la apatía que me acompaña en estos últimos días hacen que soportarla sea llevadero. Alguien se acerca, en la distancia logro percibir la silueta lejana de una dama que acaba de cruzar la acera. Su taconeo, apenas perceptible, normalmente no me deja lugar a dudas, es un paso apurado, debe medir no más de un metro sesenta y cinco, es delgada y camina con ese hechizo mágico de las latinas en sus caderas. Me levanto y espero que el taconeo se haga audible, la espero sin emoción, ya esta próxima a aparecer frente a nosotros, el vigilante, que ya la escucha también la espera. La vemos pasar frente a nosotros, no voltea porque se sabe observada, es una regla tácita, no se deben mirar los ojos de los extraños, y mucho menos sola de noche, aunque sea un paraje iluminado. Dejo pasar algunos segundos y sin pensarlo demasiado empiezo a caminar en la misma dirección de la mujer que acaba de pasar. Puedo percibir la mueca pérfida del vigilante, con sus instintos mortales impregnados de predecible imaginación. Decido girar y observarlo directamente a los ojos, baja la mirada en parte descubierto y en parte intimidado.

Seguir leyendo Una de vampiro…

Divagando…

Gente que usa palabras rebuscadas, frases de películas, citas «citables», que están tan fuera de contexto, tan vacías en esencia, solo por justificar aquello que de anteojo es incorrecto. Hablar sin propiedad es prácticamente mentir. Robar no tiene justificación, no importa si eres Robin Hood o si eres Jack Sparrow, un ladrón piadoso o un niño hambriento. Si aceptas, bajo cualquier pretexto, que un niño hambriento tiene derecho a robar para alimentarse, automáticamente aceptas que también tiene derecho a matarte para comerte porque está hambriento. Ese niño será un adulto que seguirá justificando el robo para alimentar a sus hijos. ¿Te preocupa el hambre de esos niños? Aliméntalos, busca a sus padres y sino los tiene entonces asume tu responsabilidad, colabora al menos con aquellos que lo van a hacer. ¿No estas dispuesto a hacerlo? Entonces no justifiques que ese niño robe si el día de mañana ese será el adulto que este dispuesto a matar. 

Veo gente culta, tratando de justificar este desatino del destino. Este foso al que nos hemos lanzado. Por favor, no como ruego, sino en sentido irónico, por favor, no me hagan reír. Que fácil es ser revolucionario teniendo un Iphone o un Galaxy. Que fácil es serlo desde sus laptops importadas de China, con la etiqueta puesta por encima. La verdad es que a estas alturas, poco me importan las estupideces que digan, no me interesa el cómo piensan ni porque lo hacen, para mi son cómplices por omisión de este robo a mano armada que han hecho de esta nación. Que Dios los perdone, porque la historia no lo hará. Salúdenme a Idi Amin, a Hitler, a Stalin, a Benito, a Franco, a Ceausescu, a Gadafi, a Saddam, a Mao y a chavez. Todos han tenido su cuota de muertes, la del criollo, ha sido a mano del «hampa» que sabrá Dios cuantos asesinatos políticos pasaron debajo de la mesa y la indiferencia es lo que los hace cómplices por inacción.

Y para aquellos fans de Matrix, la delincuencia ha sido manejada como una forma alternativa de control de manera perversa, mientras la gente tenga miedo de que lo roben, poco probable saldrá de noche y menos a manifestar. Es simple, es miedo. Aquello que tan bien hacía la Gestapo y la Seguridad Nacional, ahora quedo en manos de los impunes…

Sobre el trabajo colaborativo

Working_Together_Teamwork_Puzzle_Concept

Mucho se ha escrito sobre y acerca del trabajo colaborativo, esta entrada en particular no pretende tener un rigor académico para definir o explicar qué es el trabajo colaborativo, es más bien, mi reflexión personal sobre el impacto que ha tenido y seguirá teniendo sobre la manera de hacer las cosas.

Desde el momento en el que se pudieron editar y enviar faxes desde los terminales de computadora, se aceleró este movimiento que en el presente nos permite editar documentos en línea, controlar el acceso a los mismos, divulgarlos, entre otros. Hemos llegado al principio, a la esencia de lo que a mi manera de ver es el trabajo colaborativo, la edición simultánea de cualquier documento, por varios colaboradores a la vez, desde cualquier lugar. Aquello que nació en los foros, donde todos daban una opinión particular sobre temas comunes, ha llegado a que podamos manejar una hoja de cálculo desde varias localidades, sedes y departamentos, accediendo al mismo documento, a la vez.

Para las nuevas generaciones, es simplemente algo natural, han vivido en este mundo de las redes sociales, donde podemos visualizar los eventos de nuestro alrededor en un foro constante, desde sus opiniones hasta en la vida misma de las personas. Sin embargo, existe una fuerza laboral a la que le está costando algo de trabajo adaptarse. Expresiones como nube, red, compartir, en línea, y algunas otras a las que no hago referencia para no hacer publicidad gratuita, generan una gran incertidumbre en aquellos usuarios que se habían acostumbrado a una sola forma de hacer las cosas. Es un handicap que debe ser superado por todos aquellos que quieran seguir escalando en el mercado laboral.

El esfuerzo laboral, ya no es solo colaborativo, también es de hecho multidisciplinario. Las nuevas aplicaciones y herramientas ofimáticas, ahora permiten que personal de diferentes áreas y/o profesiones distintas, en localidades diferentes, puedan trabajar en un mismo documento, participando activa y simultáneamente en su edición. De igual forma, hacer una videoconferencia es cuestión de formalizar la hora y depende prácticamente de la calidad de la conexión.

En este sentido, se nos presentan algunas de las desventajas. Dependemos excesivamente de la conexión a Internet. De igual manera, en algunos tipos de documentos o de aplicaciones, es importante mantener el adecuado control de versiones, para mantener un hilo coherente de los cambios realizados y por quién.

Retos hay muchísimos. Quizás el más importante es mantener una formación constante. A aquellos que manejan personal, es indispensable, preocuparse por la preparación de sus recursos humanos y fortalecerse en la utilización de las nuevas tecnologías. Existe una brecha de conocimientos entre las generaciones, las aplicaciones móviles, han permitido que una parte importante de la fuerza laboral, entienda lo que significan los conceptos mencionados anteriormente, sin embargo, puede que carezcan de la experiencia necesaria para su correcta utilización en el ámbito laboral. Es por ello que es necesario “colaborar” en el desarrollo y formación de los recursos humanos.

Cualquiera sea la organización, será la misma dinámica la que irá dictando su propio ritmo en la adaptación e incorporación de dichas tecnologías. Lo importante es mantener los ojos abiertos y cuestionar, siempre aportando, la forma tradicional y los paradigmas establecidos. Después de todo, los resultados siempre serán la voz que disipará las dudas al incorporar y adoptar nuevas tecnologías.

Es, en definitiva, darle la bienvenida a la sociedad de la información y del conocimiento.